Pie Diabético

La diabetes hace que el pie sea más susceptible a padecer infecciones, heridas, etc.

El pie diabético es un pie de riesgo por los siguientes tres motivos:

  • El pie pierde sensibilidad, con lo que se hace difícil notar el dolor provocado por roces, ampollas, heridas…
  • La circulación sanguínea puede estar alterada de modo que cualquier herida tardará más cicatrizar.
  • El sistema de protección del cuerpo ante infecciones puede estar alterado, por lo que es más fácil que estas heridas se infecten.
Síntomas del pie diabético

Con frecuencia, los signos y síntomas iniciales del pie diabético pasan desapercibidos, bien por desconocimiento, o bien porque la falta de sensibilidad impide detectar las molestias derivadas de la alteración circulatoria.

Debemos estar atentos y consultar a los profesionales ante cualquiera de estos síntomas:

  • Hormigueo, calambres, pérdida de fuerza y/o estabilidad, dolor al caminar en la planta del pie o en la pantorrilla.
  • Cambios en el color de la piel y en su temperatura (frialdad, palidez, tono azulado).
  • Pérdida de vello, caída espontánea de las uñas o cambios en su aspecto (engrosamiento, fisuras).
  • Aparición de heridas que no cicatrizan.
Complicaciones del pie diabético

Las principales complicaciones relacionadas con el pie diabético son:

  • La aparición de úlceras que no cicatrizan.
  • La aparición de infecciones y /o fracturas espontáneas que pueden acabar en amputación e incluso muerte.
Pie Diabético Alcalá de Henares
Evaluación del pie diabético

No todos los diabéticos tienen un pie diabético pero es necesaria la valoración periódica de la sensibilidad, de la circulación sanguínea y del estado articular para un correcto diagnóstico.

En nuestro centro cuidamos a diario de muchos pacientes diabéticos, asesorándolos sobre hábitos higiénicos, calzado, hidratación, ejercicio físico, corte de uñas y por supuesto tratando cualquier pequeña herida o úlcera para evitar posibles y nefastas consecuencias derivadas de su patología. No olvidemos que el mejor tratamiento es la prevención.


Pide cita llamando al 91 820 57 58 o a través de nuestro formulario de contacto.